Zora Neale Hurston

se trasladó en 1925 a Nueva York, sin dinero y sin trabajo, donde se granjeó la simpatía de los autores de Harlem gracias a su humor, su generosidad y su capacidad para contar historias divertidas. En este volumen publicamos Impacto de color, la traducción al castellano de Color Struck, una obra de teatro en cuatro actos que sorprende por su vitalidad.