Rosa Fuentes

Todas esas ideas las iba guardando detrás de una puerta. Una puerta en medio de nada. Una puerta inmensa. A menudo me preguntaba para qué había mandado fabricar esa puerta tan grandiosamente simbólica, puesto que ni abría ni cerraba nada.