Johann Wolfgang von Goethe

(1749-1832) Fue abogado, consejero secreto, botánico, geólogo, protopaleontólogo... Todas estas actividades fueron desarrolladas en general cosechando éxitos, aunque es a su importantísima contribución literaria a una época tan apasionante como compleja a la que sin duda debe el reconocimiento de su genio. La obra de Goethe se ha convertido en punto de referencia desde su publicación, convirtiéndose al tiempo en objeto de consideraciones mucho más trascendentales que las que puedan concernir al mero placer que provoca su lectura, un placer que nace del estimulante juego entre la convención y la falta de convencionalidad que encierran sus obras en su concepción, propuesta y forma.