Diego Medrano

(Oviedo, 1978) inició estudios de Filosofía en la Universidad de Oviedo. Su pasión por la letra impresa –excesiva en Medrano por encima de cualquier otra patología– le hizo entablar contacto temprano con Pere Gimferrer, de quien se siente profundo continuador. Con una connotación de susto, revulsivo de conciencias, agente provocador, atraco y clímax, entra Medrano en la literatura a través de las cartas reunidas en el presente volumen con Leopoldo María Panero, en una amalgama purísima de vida y literatura, propia de aquel que no puede separar su vida de la correspondiente dimensión literaria, ni hacer de la literatura otra cosa que una excusa para seguir vivo.