Clara Andrés Roqueta

Sagunt, 1982 Después de diplomarse en Magisterio Infantil y licenciarse en Psicopedagogía, el cosquilleo de los pies se la llevó de Castelló de la Plana a Cambridge para hacer el doctorado. Entre tesinas y tesis sobre psicología evolutiva, autismo y las teorías de construcción de la mente, dibujaba jirafas y se cortaba el flequillo. De pequeña quería ser bailarina de ballet, pero sus piernas no se hicieron todo lo largas que ella quiso. Un día del milenio pasado asistió a una conferencia del coautor de este libro y entonces se propuso escribir un libro de haikus. Ahora sueña con tener una vespa de color blanco y negro. También baila ska y tiene dos gatos y una albahaca. Ésta es su epifania literaria.