Ann Radcliffe

(Londres 1764-1823) Es la escritora más representativa de la novela gótica inglesa. Casada en 1787 con William Radcliffe, propietario del semanario English Chronicle, se vio alentada en su labor por su marido, y dos años después publicó su primera novela, Los castillos de Athlin y Dunbayne, a la que siguieron Romance en Sicilia (1790), Una aventura en el bosque (1791), Los misterios de Udolfo (1794) y El italiano o el confesionario de los penitentes negros (1797). Sin embargo, y a pesar de que sus novelas llegaron a ser las más vendidas y celebradas de su época, la muerte de sus padres y la enfermedad generativa de su marido provocaron que abandonara la pluma. Sólo en el crepúsculo de su vida volvió a estimular su poderosa imaginación para escribir Gastón de Blondeville, de publicación póstuma. Su obra fue elogiada por algunos de sus contemporáneos, como Lord Byron, Samuel Coleridge, Walter Scott o Christina Rossetti.